Banner

René Sánchez Juárez

Armas, violencia y elecciones en EEUU

Por: René Sánchez Juárez

Después de los dos recientes tiroteos en Estados Unidos, donde lamentablemente perdieron la vida 31 personas, en El Paso Texas y Dayton Ohio, se pone una vez más sobre la mesa la necesidad de un control más riguroso para el país donde se acumulan la mitad de las armas del mundo.

Estas acciones llevadas a cabo por personas que se asumían como supremacistas blancos, acusando una invasión por parte de hispanos a su país, actuando con un odio sobre una minoría podrían ser acusados de terrorismo y enfrentar la pena capital. Pero hay muchas más cosas de fondo que sólo dos personas afectadas mentalmente. Esta el tema del control de armas y la posición oficial del poder federal sobre la migración.

Sabemos que Donald Trump se encuentra en precampaña por su reelección en el próximo mes de noviembre, por lo que difícilmente se pronunciará en contra de lo que ha sido su postura desde hace cuatro años, que los inmigrantes son los culpables de la violencia en Estados Unidos, cuando ahora se demuestra que lo único que ha logrado ha sido volverlos blanco de ataques por parte de fanáticos supremacistas. Así también ha delegado el tema del control de armas al Congreso, donde los lobistas de la Asociación Nacional del Rifle tienen una gran influencia y difícilmente podrá pasar alguna modificación.

Por ello, Trump mantiene un doble discurso con los que están a favor de las armas y por otro lado el tema del racismo es un discurso ambiguo, retoma los temas sin mayor discusión, promueve el muro, pero dice que “no es el arma sino quien la usa”. Esta postura viene de la postura antiinmigrante como la de él.

Como decimos en México “tira la piedra y esconde la mano”, pone el tema de la supremacía como elemento a discutir, pero el tema de las armas lo manda al Congreso donde los demócratas tendrán la decisión.

Asimismo, afirma que los medios son los que promueven ideas de racismo como el internet, pero difícilmente entrará en definiciones por razones electorales.

Ante este escenario las preguntas obligadas son: ¿hasta cuándo la oposición a la Casa Blanca encontrará una estrategia que limite las posibilidades de reelección de Trump? Hasta hoy no se ve una articulación en el discurso de los demócratas, salvo la postura de Hilary Clinton y Bernie Sanders los líderes del partido no alcanzan a ser vistos por la opinión pública americana.

Y qué decir de la sociedad civil estadounidense que está también ausente de este debate sobre el control de armas que hoy afecta a los migrantes y que puede llevar a una descomposición de los valores humanitarios de los que la democracia americana presume.

Please publish modules in offcanvas position.